EL GRAN ICONO DE FILIPINAS: LOS JEEPNEYS

¡Hola amigos del motor y saludos desde la bonita Manila, en Filipinas! Os recomiendo verdaderamente visitar este gran país, de gente extraordinaria y con una tremenda herencia cultural – española, mexicana, americana  y japonesa – con un gran potencial de crecimiento en los próximos años. En el artículo de hoy, me gustaría mostrarte parte de su cultura, profundamente marcada en la industria del motor. ¡Vamos allá!

Filipinas, oficialmente República de las Filipinas es la 34.º economía más fuerte del mundo en términos de PIB – la 13.º de acuerdo en el ranking de los países asiáticos. Para tu información, antes de convertirse en una República, el Colonialismo creó Filipinas, dio forma a su cultura política y aún continúa influenciando su forma de pensar. Los casi cerca de 400 años bajo dominio español y las cuatro décadas bajo el poder de los americanos han sido determinantes en el país, pues su pensamiento, cultura y psicología son más propios de un país occidental, aunque como asiásticos.

Los jeepneys o yipnis – dyipni en filipino, los camiones de viajeros son el medio más popular de transporte en Filipinas. Y probablemente te preguntarás, ¿cuál es la razón del nombre de los Jeepneys? Sin ninguna duda, la Segunda Guerra Mundial dejó una profunda huella en todo el mundo y el Gobierno de Flipinas no creó ningún medio de transporte para sus viajeros después de la guerra. Entonces, los filipinos decidieron usar las partes sobrantes de Willys y los Ford Jeeps abandonadas por las tropas americanas para crear los Jeepneys, capaces de transportar hasta 20-25 por viaje.

CARACTERÍSTICAS DE LOS JEEPNEYS

Para transportar a los pasajeros, los filipinos utilizaron los viejos jeeps militares, extendieron los laterales del chasis unos dos metros, los pintaron con divertidas y coloridas temáticas, añadiendo adornos (cuanto más mejor), y usando motores y otras piezas que provenían de su querido vecino asiático, el gran Japón. A continuación encontrarás un Willys Jeep de 1943, la base para el diseño de los famosos jeepneys.

¿Qué dice Ed Sarao – propietario de Ed Sarao Motors – uno de los primeros fabricantes de jeepneys y, por supuesto el líder indiscutible en la industria?: “Hay un poco de huella de España y México, en cómo incorporan colores vivos, sentimientos de fiesta. Hay un poco de los americanos, pues los jeepneys evolucionaron del Jeep. Hay también un poco de Japón, pues los motores son japoneses. Y por último, son construídos con manos filipinas”. Ed Sarao dice orgullosamente que los jeepneys son los “reyes de la carretera, la sangre de la ciudad, circulan y van a cualquier parte, transportan gente y mercancías y siempre hay una interacción dentro del vehículo. Quizás, encontrarás a tu futura mujer o futuro marido en un Jeepney, nunca se sabe”.

Entrando en características técnicas, los jeepneys montan motores renovados de 4 cilindros y 3.3 litros de la conocida marca japonesa Isuzu, entregando potencias de entre 68 y 80cv a las ruedas traseras, haciendo uso de una transmisión manual de 5 velocidades. La decoración llamativa y los adornos son otra de las peculiaridades de los Jeepneys, convirtiéndose en arte sobre ruedas y cuyo proyecto artístico puede llegar a costar 2.000€ por trabajo. Normalmente, la temática es bastante extensa: intereses de los conductores, temas religiosos, familia, mujeres, animales, etc.

Varios estudios demuestran que los Jeepneys son la forma más popular y dominante de transporte público (Karl B. N. Vergel – Universidad de Filipinas Diliman), prestando servicio a millones de pasajeros leales cada día, gracias a su bajo coste, comodidad y corta duración. Aproximadamente, se cuentan 250.000 Jeepneys en Manila – siendo franquiciados al 75%.

CONVERSACIÓN CON LOS CONDUCTORES DE LOS JEEPNEYS

Dado mi interés en este peculiar modo de transporte, me ví involucrado en uan conversación con algunos de los conductores locales y según parece se encuentran bastante decepcionados con la stuación actual entre el Gobierno de Filipinas y su actitud para con los Jeepneys. Con bastante frecuencia, se culpa a los Jeepneys de provocar una alta congestión de tráfico en parte por sus paradas indiscriminadas, además de su actual equipamiento de seguridad y comfort para el viajero, sin A/C y acusados de ser grandes contaminantes. Los conductores reclaman que el Gobierno de Filipinas quiere hacer desaparecer el icónico Jeepney a través de un plan de renovación con versiones más ecológicas para 2020.

Es cierto que el Gobierno de Filipinas debe velar por controlar los niveles de contaminación en el país y, especialmente en Manila, como una de las áreas urbanas más densamente pobladas del mundo con más de 12 millones de habitantes. Sin embargo, el Gobierno culpa a los Jeepneys como principales responsables de una importnate parte del total de emisiones nocivas en Manila – lo que bajo mi punto de vista no resulta muy justo, pues la mayor parte de los vehículos de la ciudad utilizan motores bastante antiguos también.

El plan para hacer desaparcer el actual icono de Filipinas incorpora un modelo más ecológico con modernos vehículos eléctricos, menos contaminantes, con A/C y más medidas de seguridad. A primera vista, el plan parece ser ideal y la respuesta perfecta a los problemas de la ciudad y el país, pero la pregunta es: ¿están Filipinas como país y sus conductores y pasajeros preparados para abrazar tal cambio? Si hiciéramos una valoración real del coste de los Jeepneys actuales – 10.000-12.000€ versus el nuevo modelo ecológico de 35.000€; y considerando la economía real de los conductores de Jeepneys, que ganan alrededor de 10€ por dos días de trabajo, es evidente que es imposible renovar sus flotas y cumplir el plan para 2020. Los conductores son perfectamente conscientes de los problemas de contaminación en el país y les encantaría contribuir a lograr una situación más sostenibles con vehículos nuevos, sin embargo la situación actual no parece ayudar dada la gran inversión inicial y la falta de ayudas por parte del Gobierno de Filipinas. Los conductores de Jeepneys subrayan que no son resistentes al cambio, sino que quieren ayudar al país pero con un plan alcanzable y realista para su correcta transición.

Los pasajeros filipinos pueden fácilmente desplazarse en un Jeepney a un precio muy asequible de tan sólo 8 pesos (aprox 0.14€/viaje). Considerando que el pasajero medio los Jeepneys perciben un salario mínimo y van acompañados de sus hijos e hijas, la desaparición del actual medio de transporte pudiera no solamente afectar a los conductores debido a su gran inversión inicial y a sus mayores costes de mantenimiento, sino que este efecto será también trasladado a los pasajeros que verán incrementadas sus tarifas.                              

¿QUÉ ESTÁN HACIENDO LOS FILIPINOS PARA LUCHAR EN CONTRA DE LA SITUACIÓN?

Los filipinos son puros guerreros y por supuesto, no permanecen callados sino que defienden sus intereses en contra del Gobierno de Filipinas. Para combatir este plan, el movimiento más famoso es liderado por el grupo PISTÓN, una organización de ámbito nacional de conductores y usuarios. Su líder, San Mateo de 51 años, ha estado conduciendo Jeepneys cerca de 3 décadas.

El líder de la organización menciona que este programa de modernización no es la solucón – en vista de su enfoque de obtener beneficios y no de luchar en contra de la pobreza – en vez de usar un enfoque real de solución del problema. De nuevo, los conductores son plenamente conscientes de los problemas medioamientales y del futuro cada vez más cercano e inminente del uso de vehículos más ecológicos, sin embargo no debemos olvidar que a pesar de que Filipinas se ha convertido en una economía de rápido crecimiento, desafortunadamente todavía millones de filipinos permanecen bajo el umbral de pobreza. Dicho lo cual, las condiciones económicas actuales no permiten ni al conductor gastar 30.000€ en un nuevo vehículo, ni a los pasajeros gastar de 2 a 3 veces más en sus tarifas.

La organización PISTÓN ha convocado varias huelgas de transporte en Metro Manila y ciudades clave por todo el país, en respuesta al desacuerdo con el plan del Gobierno de Filipinas.

Por el momento, parece realmente difícil implementar tan ambicioso programa en Filipinas debido a la gran cantidad de Jeepneys en el país. Por lo tanto, una solución intermedia pudiera ser empezar con la implementación del programa en determindes ciudades, como prueba.

CONCLUSIONES

La verdad sea dicha y es que me sentí francamente sorprendido la primera vez que ví los Jeepneys. ¡Es un medio de transporte muy especial! Tengo que decir que siento verdadero respeto y admiración por los filipinos – profundamentre devastados después de la Segunda Guerra Mundial – ya que tuvieron la gran idea de usar los viejos Jeeps militares abandonados por las tropas americanas y emprender el proyecto de crear un medio de transporte original y económico para su país, dado que el Gobierno de Filipinas fue incapaz de hacerlo. Además, la manera en que los filipinos reflejaron su extensa e increíble herencia cultural y sus intereses a través de un verdadero arte sobre ruedas. Para resumir, parece ser que estos iconos desaparecerán con el paso de los años para así traer modelos más ecológicos:

¿Cuál es tu opinión del plan propuesto por el Gobierno de Filipinas considerando las condiciones económicas actuales del país, de los conductores y de sus pasajeros?

Esto es todo por hoy, espero que hayáis disfrutado del artículo de los Jeepneys, el increíble y distintivo icono de Filipinas. Por favor, como siempre sería un placer recibir tus comentarios, escuchar tus opiniones y cualquier otra pregunta y/o suggerencia que quieras hacer. ¡Un saludo querido amigo del motor! ^^

Juan Carlos Hoyos Saez Administrator
Passionate about Cars, Driving and Business. My objective is to inspire more and more car lovers. Racing, Kickboxing, traveling, and healthy life. Sub-project leader as a Material Cost/Project Controller, Daimler Trucks Asia (Tokyo, Japan).
follow me

36total visits,1visits today


Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

 

error

Did you enjoy this post at Auto Charlie? Please spread the word :)

LinkedIn
Instagram
Facebook
Facebook
EMAIL